manifiesto | ES

„Ustedes deberían saber que ningún ser humano es ilegal. Eso es una contradicción en sí misma. Los seres humanos pueden ser lindos o muy lindos, gordos o flacos, pero ¿ilegales? ¿Cómo puede un ser humano ser ilegal?“
(Elie Wiesel)

Migrantes y refugiados no son bienvenidos en Europa. Después de un largo período en el que les ha sido casi imposible huir hacia Europa, ingresar o inmigrar legalmente, el cruce de las fronteras estatales ahora es sólo posible „ilegalmente“ y se encuentra frecuentemente  vinculado a peligros mortales. En „Ilegales“ se convierten aquellos que permanecen aunque su residencia no este autorizada, permitida o tolerada. Las restantes posibilidades de ingresar y permanecer se reducen sistemáticamente. De esta manera, un número creciente de personas se ven empujadas a la ilegalidad.

Las fronteras ya no dividen sólo territorios, las fronteras dividen personas. Las fronteras lo atraviesan todo: los ministerios de desarrollo social, así como las estaciones de trenes; el centro de la ciudad, así como las fronteras estatales. Las fronteras están siempre allí donde las personas deben temer que les pidan sus documentos.

Vivir en un estado de desprotección, inseguridad o ilegalidad equivale al miedo permanente a ser denunciado y extorsionado, ya que ser descubierto provoca sanciones, ser detenido y apresado para luego ser deportado o incluso la deportación inmediata. Significa vulnerabilidad e injusticia frente a organismos gubernamentales, empleadores y locadores de vivienda, pero también en casos de enfermedad, accidentes o agresiones. También significa tener que temer al contacto con otros. Los niños no pueden asistir a la escuela o al jardín de infantes, los jóvenes no pueden comenzar sus estudios. Significa estar constantemente alerta.

En la lucha contra el racismo se hace cada vez más importante  apoyar a los migrantes, tanto política como prácticamente, en su lucha contra la ilegalización y por su derecho, en primer lugar, a tener derechos.

Toda persona tiene derecho a decidir por sí misma dónde y cómo quiere vivir. La regulación de la migración y la negación sistemática de los derechos se opone a la necesaria igualdad en todo ámbito social y político, al respeto de los derechos humanos de toda persona independiente mente de su origen y sus papeles.

Por todo esto, pedimos que se apoye a los migrantes al entrar a un país o al continuar su viaje. Hacemos un llamamiento a ayudar a los migrantes a obtener empleo y documentos. Instamos a garantizar la atención médica, la educación escolar y estudios, la vivienda y la supervivencia material de los migrantes.

Porque ningún ser humano es ilegal.

Kassel 1997  |  documentaX

Advertisements

Kommentar verfassen

Trage deine Daten unten ein oder klicke ein Icon um dich einzuloggen:

WordPress.com-Logo

Du kommentierst mit Deinem WordPress.com-Konto. Abmelden /  Ändern )

Google+ Foto

Du kommentierst mit Deinem Google+-Konto. Abmelden /  Ändern )

Twitter-Bild

Du kommentierst mit Deinem Twitter-Konto. Abmelden /  Ändern )

Facebook-Foto

Du kommentierst mit Deinem Facebook-Konto. Abmelden /  Ändern )

Verbinde mit %s